BLOG

10 tendencias de Economía de la salud e investigación de resultados en salud

equipo8

Por: Diana González-Bravo
MD, Epidemiólogo
Investigador MBE
Neuroeconomix

equipo1

By: Diego Rosselli
MD. MSc. EdM
Director General
NeuroEconomix

La Economía de la salud e investigación de resultados (HEOR por sus siglas en inglés) ha tomado fuerza y protagonismo en la medida que el gobierno y otros actores en la toma de decisiones en los sistemas de salud, consideran cómo proporcionar los mejores resultados posibles, a costos asequibles. La Sociedad Internacional para Farmacoeconomía y desenlaces en salud (ISPOR por sus siglas en inglés) es la sociedad global líder en el campo, emitió un boletín en el cual identificó las tendencias de mayor impacto denominado “2018 Top 10 HEOR Trends”. A continuación, la apreciación del Dr. Diego Rosselli acerca de las tendencias en Economía de la salud.

COMPARTIR
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share

 

El auge de la economía de la salud es un fenómeno global. Todos los gobiernos del mundo, al igual que los aseguradores, los prestadores, la industria farmacéutica y de dispositivos médicos, y los usuarios de los sistemas de salud (que en últimas somos todos) estamos enfrentados a unos costos crecientes y a unas necesidades que, también, van aumentando. Es por eso muy oportuno el documento que acaba de producir ISPOR con el atractivo título de “Top 10 HEOR Trends”, las diez tendencias actuales en economía de la salud e investigación de resultados. Valdría la pena, para darle aún más credibilidad al documento, resaltar la metodología consensuada y participativa que le dio origen (obviamente con participación colombiana).

Algunas de estas “10 tendencias” las hemos vivido de cerca en Colombia en los últimos años. Entre ellas, las estrategias para regular los precios crecientes de muchos medicamentos innovadores, con mecanismos como las compras centralizadas o la regulación de precios. La definición clara de cómo aceptar o no el creciente auge de biosimilares es otro debate que aquí se ha dado en varios ámbitos. La cobertura universal, que está lejos de ser una realidad en muchos países de la región, es un tema en el que también marcamos una ventaja. Es vergonzoso ver cómo Estados Unidos sigue muy atrás en este indicador de equidad y, en últimas de verdadero desarrollo social. Tal vez no estemos tan preparados, en toda América Latina, como en el Viejo Continente, para el cambio demográfico que se nos avecina, con una población que envejece a un ritmo mayor al que vivieron primero los países desarrollados. Nuestros hospitales, nuestro sistema de salud, y nuestras rutas de atención han tenido que hacer un rápido viraje para adaptarse a las necesidades que imponen las enfermedades crónicas no transmisibles. Es para allá que va la epidemiología.

En fin, la nueva salud pública impone unos paradigmas diferentes, para intervenir sobre los estilos de vida, para empoderar a las comunidades para que así los ciudadanos mismos asuman los nuevos retos, mucho de ellos en la prevención y ya no en la terapéutica.

Con este abrebocas, solo espero que consulten este interesante documento, para que reflexionen, cada quien desde su esquina, para que se pregunten a mí qué me corresponde hacer en este nuevo modo de ver la realidad de la salud, en su definición cada vez más amplia.

El documento completo lo pueden consultar AQUÍ

Referencias

ISPOR 2018. Top 10 HEOR trends. Disponible en www.ispor.org.

Deja tu comentario