BLOG

Precios basados en valor en América Latina: ¿Deberíamos considerar su implementación en la región?

foto aurelio

Por: Aurelio Mejía Mejía
Profesor e investigador en evaluación de tecnología de salud

COMPARTIR
  • 32
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    32
    Shares

Los sistemas de salud en América Latina se enfrentan a presiones crecientes asociadas al envejecimiento de la población, la implementación de políticas para alcanzar la cobertura universal, mayores expectativas de población y la adopción de nuevas tecnologías sanitarias que aumentan los costos de atención médica; Al mismo tiempo, los países de la región tienen un alcance limitado para aumentar el gasto debido a restricciones fiscales (Pessino et al., 2018). Por lo tanto, en un contexto de recursos limitados y presiones de gasto crecientes, la capacidad de los gobiernos para garantizar el acceso a medicamentos innovadores dependerá del diseño de políticas destinadas a aumentar la eficiencia en el gasto farmacéutico (ver cuadro de datos generales sobre gasto farmacéutico).

 

En publicaciones recientes del Banco Interamericano de Desarrollo, se sugiere que la forma en que se pagan los medicamentos es una de las principales fuentes de ineficiencias en los sistemas de salud, que en parte está asociada a “precios más altos que los necesarios para los medicamentos” (Pessino et al., 2018) y que la política de drogas debería ir más allá de los precios internacionales de referencia y considerar otras alternativas que podrían mejorar el equilibrio entre el costo y los beneficios de los nuevos medicamentos (BID, 2018).

 

Una de estas alternativas es el precio basado en valores (PBV), un proceso por el cual el precio (o reembolso) de una tecnología de salud se basa en su valor, que generalmente comprende el beneficio terapéutico de la tecnología (estimado a través de la efectividad comparativa y análisis de seguridad) pero eso también podría incluir otras dimensiones de valor relevantes para la sociedad, por ejemplo, el impacto de la tecnología en los costos, los posibles efectos científicos desbordantes, la reducción de la incertidumbre y otros atributos (Lakdawalla et al., 2018).

 

PBV como alternativa a la regulación de precios tiene el potencial de reducir “los costos a los consumidores [y] ofrecer incentivos razonables y dirigidos para la investigación farmacéutica” (Jayadev y Stiglitz, 2009) y también enviar señales a los fabricantes que podrían influir en la investigación y el desarrollo áreas en las que la innovación podría tener mayores rendimientos sociales (Garrison et al., 2018). Sin embargo, se debe tener cuidado porque la estimación inapropiada del valor y las posteriores decisiones de fijación de precios y reembolso (ya sea porque el valor no está adecuadamente definido o la evaluación metodológica no sigue principios metodológicos sólidos) podría reducir los incentivos para investigación y desarrollo en áreas donde realmente se necesita , crean barreras adicionales para los pacientes, afectan las perspectivas de adquirir evidencia adicional y eventualmente conducen a peores resultados de salud (Burkholder et al., 2018; Claxton et al., 2008).

 

En sistemas de salud fragmentados con múltiples pagadores, como es común en América Latina, la falta de mecanismos centralizados para evaluar el valor de nuevos medicamentos, sistemas de información insuficientes para respaldar las decisiones de fijación de precios y reembolsos y arreglos institucionales débiles imponen desafíos para implementar esta política en la región. Sin embargo, hay desarrollos recientes que ofrecen oportunidades para considerar el PBV como un mecanismo que podría promover la eficiencia en el gasto farmacéutico en América Latina, por ejemplo la institucionalización de la evaluación de tecnología de salud en muchos países, mayor capacidad técnica y nuevas experiencias de colaboración conjunta (como compras regionales de medicamentos y el desarrollo de lineamientos y evaluaciones regionales evaluaciones de tecnología en salud), todos los cuales constituyen las bases necesarias para implementar una política de PBV.

 

Las políticas farmacéuticas tienen el potencial de influir en la eficiencia del gasto farmacéutico y los países han implementado diferentes alternativas en su intento de controlar los crecientes costos de atención médica (OCDE, 2015). PBV es una alternativa que ofrece la oportunidad de promover la eficiencia y que merece una discusión técnica en los países de América Latina. Sin embargo, cualquier propuesta debe basarse en un análisis técnico sólido de sus ventajas y desventajas y debatirse con las partes interesadas pertinentes (por ejemplo, industria, aseguradoras, proveedores, médicos y pacientes), particularmente para llegar a acuerdos generales sobre lo que constituye el valor de una tecnología de salud que es decir, qué atributos de una tecnología deberían incluirse en la definición de valor.

 

Gasto farmacéutico mundial

En los países de la OCDE, el gasto en medicamentos varía desde el 6,6% del gasto total en salud en Dinamarca hasta el 22,7% en México y el 28,8% en Rusia. Como porcentaje del PIB, el gasto farmacéutico oscila entre 0,53% en Luxemburgo y 2,22% en Grecia (OCDE, 2018). En 2010, el gasto mundial total en productos farmacéuticos alcanzó los 887 mil millones de dólares estadounidenses; Para el año 2022, se estima que el mercado farmacéutico aumentará a más de 1,4 billones de dólares estadounidenses (Statista, 2018).

 

Referencias

Banco Interamericano de Desarrollo (2018). Mejor gasto para mejores vidas. Capítulo 8. Available at: https://flagships.iadb.org/sites/default/files/dia/chapters/DIA%202018%20-%20Mejor%20gasto%20para%20mejores%20vidas%20-%20Cap%208%20-%20Un%20gasto%20eficiente%20para%20vidas%20ma%CC%81s%20sanas.pdf  Accessed on 18 September 2018.

 

Burkholder R, et al. (2018). ISPOR’s Initiative on US Value Assessment Frameworks: An Industry Perspective. Value in Health 21(2):173–175.

 

Claxton K, Briggs A, Buxton MJ, et al. (2008). Value based pricing for NHS drugs: an opportunity not to be missed? BMJ: British Medical Journal. 2008;336(7638):251-254.

 

Garrison L, et al. (2018). A Health Economics Approach to US Value Assessment Frameworks — Summary and Recommendations of the ISPOR Special Task Force Report [7]. Value in Health 21:161–165.

 

Jayadev A, Stiglitz J (2009). Two Ideas To Increase Innovation And Reduce Pharmaceutical Costs And Prices. Health Affairs 28(1), w165–w168.

 

Lakdawalla D, et al. (2018). Defining Elements of Value in Health Care — A Health Economics Approach: An ISPOR Special Task Force Report [3] Value in Health 21(2):131–139.

 

OECD (2018). Pharmaceutical spending (indicator). doi: 10.1787/998febf6-en Accessed on 17 September 2018.

 

OECD (2015). Health at a Glance 2015: OECD Indicators, OECD Publishing, Paris. Available at: http://dx.doi.org/10.1787/health_glance-2015-en Accessed on 18 September 2018.

 

Pessino C, Pinto D, Cafagna G, Giles L, Tolsa N (2018). Public Expenditure Efficiency in Health Care in Latin America and the Caribbean: Highlights from an IDB Workshop on Public Expenditure Efficiency and Outcomes. Available at: https://publications.iadb.org/handle/11319/8734 Accessed on 18 September 2018.

 

Statista (2018). Global spending on medicines from 2010 to 2022. https://www.statista.com/statistics/280572/medicine-spending-worldwide/ Accessed on 17 September 2018.

 

SUSCRÍBASE A NUESTRO BLOG


    [recaptcha]

    Deja tu comentario