loader image

[:es]Umbrales de costo-efectividad o qué tan amplias pueden ser las coberturas públicas sanitarias II[:]

[:es]Umbrales de costo-efectividad o qué tan amplias pueden ser las coberturas públicas sanitarias II[:]

[:es]

Umbrales de costo-efectividad o qué tan amplias pueden ser las coberturas públicas sanitarias II

equipo5

Giancarlo Romano
Economista y candidato a Magister en Economía
Director Área de Economía de la Salud
Neuroeconomix

En nuestra entrada anterior, explicamos de manera breve el fundamento y uso de los umbrales de costo efectividad en la toma de decisiones de incorporación y reembolso de tecnologías sanitarias con el objetivo de maximizar los resultados en salud de la población en una jurisdicción. Sin embargo, son posibles distintas interpretaciones de los umbrales de costos efectividad (UCE), todas equivalentes, que ilustran distintas perspectivas para abordar este tipo de decisiones, que explicamos en esta entrada y adobamos con algo de la filosofía detrás de los UCE.

[TheChamp-Sharing count=”1″ total_shares=”ON” title=”COMPARTIR”]

En el blog anterior mostramos que una nueva tecnología sanitaria que es a la vez más costosa y clínicamente más efectiva frente a sus comparadores relevantes se considera costo-efectiva si su razón incremental de costo efectividad (RICE ) es menor que el umbral de costo-efectividad (UCE= u ) (RICE < UCE o, lo que es lo mismo, AC/BC<u ), a partir de un enfoque en el que los costos en salud se transforman en beneficios sanitarios y los beneficios obtenidos con la nueva tecnología en un sector del sistema de salud más que compensan los beneficios que ella desplaza en otros sectores. Otro enfoque, opuesto y equivalente al anterior al evaluar la costo-efectividad de una nueva tecnología, consiste transformar los beneficios en salud en costos sanitarios sobre la base de que, a partir del umbral, se puede determinar cuáles serían los recursos sanitarios adicionales que se necesitarían para obtener los mismos beneficios que se obtendrían con la nueva tecnología en otros sectores del sistema de salud distintos al que aquella impacta.

 

Puesto de otra manera, una vez se ha estimado el umbral de costo-efectividad (bien sea de manera explícita o implícita), este puede usarse de dos formas, para evaluar la conveniencia o no de incluir una tecnología en el aseguramiento público. Supongamos que Actualix y Novum son dos medicamentos para el tratamiento del longi taedia. Actualix es el tratamiento estándar mientras que Novum es una nueva y prometedora tecnología y que a) la RICE de Novum frente a Actualix es AC/AB = $20,000 USD/2 AVAC y b) el u=  $20,000/AVAC, es decir, que el costo de oportunidad de incrementar los recursos en salud en $20,000 USD por la introducción de una tecnología al aseguramiento público en salud equivale a desplazar el beneficio de un AVAC asociado a alguna otra tecnología en el sistema de salud. Dados estos datos, podemos reescribir el párrafo anterior como:

 

1. Dado el UCE, es posible transformar los beneficios incrementales en salud de una tecnología nueva en sus costos sanitarios equivalentes, de modo que puedan comparase con los costos incrementales de que implica esa nueva tecnología. Es decir, pasar de AC/AB < u a AE . u < AC o, por medio de una transformación matemática sencilla, llegar a AB – AC / u >0 : el incremento neto de los beneficios en salud en el sistema sanitario deben ser positivos para admitir una nueva tecnología dentro del aseguramiento público; 2AVAC – (US$20.000/US$ 20.000/AVAC) = 2 AVAC – 1 AVAC > 0.

 

2. Dado el UCE, es posible transformar los costos incrementales en salud de una tecnología nueva en sus beneficios sanitarios equivalentes, de modo que puedan compararse con los beneficios incrementales de que ella promete. Esto es, pasar de AC/AB<u a AC/u<AB  o, por medio de una transformación matemática sencilla, llegar a u. AB – AC>0: el incremento neto de los beneficios monetarios en el sistema sanitario deben ser positivos para admitir una nueva tecnología dentro del aseguramiento público; (US$20.000/AVAC)x2AVAC – US$20.000 = US$40.000 – US$20.000 > 0.

 

Así, los umbrales de CE pueden leerse desde dos perspectivas conceptuales según las cuales este debe reflejar o bien la valoración monetaria que hace una sociedad de las ganancias en salud o bien el costo de oportunidad resultante de la desinversión requerida para adoptar una nueva tecnología. En cualquier caso, con base en aquellas se establecen reglas de decisión social acerca de las condiciones bajo las cuales resulta aceptable asumir ciertos costos dada la obtención de ciertos beneficios en salud.

[likebtn theme=”custom” btn_size=”42″ f_size=”20″ icon_size=”36″ icon_l_c_v=”#8a1414″ icon_d_c_v=”#8a1414″ bg_c=”#ffffff” bg_c_v=”#ffffff” brdr_c=”#ffffff” lang=”es” dislike_enabled=”0″ icon_dislike_show=”0″ alignment=”center”]

SUSCRÍBASE A NUESTRO BLOG

[contact-form-7 id=”361″]
[:]

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Una respuesta

  1. El principio activo del tratamiento para la distrofia congénita de la retina mediada por el RPE65 recibe el nombre de voretigene neparvovec-rzyl. Es un nombre complicado, como el de otros genoterápeuticos, pero opino que su mención también acerca al médico lector a este fascinante tópico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones destacadas
Tiene un proyecto similar

Agende una video llamada y ¡hablemos!

Suscríbase a nuestro blog